Oposiciones Justicia »

Mi experiencia en las oposiciones de Justicia con MasterD

Compartir: 
 
aprobar oposiciones justicia

Aprobar oposiciones con MasterD

 

Estudiar una oposición puede ser duro, y requiere mucho esfuerzo. Pero saber las ventajas que te aporta y la satisfacción del trabajo bien hecho, pueden con todo ello. Para conocer la experiencia de estudiar las oposiciones de justicia con MasterD tenemos a nuestra alumna María. Un caso muy especial en el que ha tenido que luchar mucho para conseguir unos resultados espectaculares.

 

En esta entrevista nos cuenta como ha sido conseguir aprobar las oposiciones de justicia con MasterD y su opinión sobre la academia.

 

Si tengo que ponerle título a mi proceso como opositora, creo que sería algo así: “Camino inesperado hacia el éxito”. Inesperado, porque ni en un millón de años me hubiera imaginado que iba a meterme en esta especie de aventura. Pero ¡bendita aventura!

 

Mi nombre es María Queijas y desde hace menos de año y medio soy opositora, de la mano de MasterD de las oposiciones de justicia.

 

¿Por qué decidí opositar? La verdad, fueron un cúmulo de cosas. Me saqué la carrera de Derecho con mucho esfuerzo; fui de un trabajo a otro sin ver reconocida ni mi valía ni mis sacrificios (y obviamente trabajar gratis, como muchos ofrecen, nunca fue ni será una opción viable para mí); incluso fui de Comunidad Autónoma en Comunidad Autónoma viendo mi vida pasar con el mismo resultado laboral: Estancamiento. Hice cursos, un máster… pero laboralmente hablando nada cambiaba, o cambiaba muy poco.

 

Después de mi último trabajo fue cuando mi cabeza hizo “clic”: Me vi a las 20.00 de la tarde de un día de diciembre llorando en mi sofá, con mi bebé en brazos después de una jornada laboral no muy buena, mi marido consolándome y mis perros mirándome. Entonces me levanté y dije: BASTA. No podía seguir así, llorando, de mal humor, sin ver a mi hijo a cambio de “eso” que me estaba minando la moral día tras día. Me di cuenta de que mi salud mental y mi estabilidad familiar valía más que llegar quemada del trabajo y no tener ganas ni de bañar al niño. Sabía que necesitaba hacer algo, progresar. Y eso significaba que tenía que hacer algo diferente. Ya sabemos todos eso de “si quieres obtener resultados diferentes, haz cosas distintas”, o algo así.

 

Empecé a buscar por Internet frases de “cómo opositar”, “oposiciones Zaragoza”, “oposiciones Justicia”, etc. La mayoría de las páginas eran foros, de los cuales escapé rápidamente porque menos comentarios alentadores, me encontraba de todo (la gente opositora parecía que se iban a tirar de un puente. No necesitaba más deprimidos en mi vida, conmigo llegaba). De repente apareció MasterD en mi navegador. Tan naranja, tan grande, tan M A S T E R D. Puse mi número de teléfono para que me llamaran y pensé “estos me llamarán en cinco días”. Pues no, me llamó la estupenda Carmen Barba a los 4 minutos. Hablé con ella un buen rato y concerté una cita personal en la academia. Salí sorprendida: tan amable, tan empática y sonriente, pero sin querer “venderte la moto”. Desde el primer momento me advirtió de la dureza de una oposición, de la constancia, de la paciencia…. Me convenció. Nos convenció. Hasta quedamos en un bar de mi barrio para hablar del tema a las 21.00 de la noche, pues esperó a que saliera de trabajar.

 

Finalmente me decidí y me matriculé con ellos, conocí a mi maravillosa orientadora María Montesinos y comencé.

 

Tema 1: Cuando iba por mitad del tema 1 pensé “madre mía, ¡dónde me he metido!”. Enseguida se me pasó ese sentimiento al ver que los más de 30 temas restantes eran peores jajaja. Entonces entendí la importancia de las técnicas de estudio de las que mi orientadora me hablaba y que en el Campus de MASTERD enseñaban. Empecé a combinar esas técnicas con mis propias técnicas. Y poco en 4 meses le había dado la primera vuelta al temario de Tramitación Procesal.

 

¿Ejemplos de técnicas? Pues mirad, para mí la UE no tiene características; para mí el Derecho de la UE es NASEC (Novedoso, autónomo, supremo, ejecutivo y complementario). Además, en la UE no quieren al PSOE (no lo digo por preferencias políticas) y eso es porque sus principios son: Proporcionalidad, SOliradirad, Equilibrio y No discriminación: Resultado: P SO E No. Además, existe el Plan de Transparencia Judicial que es un REPOLLO, porque su estructura es RPOII (sé que no es REPOLLO tal cual, pero hay que echarle imaginación, a veces mucha): Razones; Principios, Objetivos, Instrumentos e Información útil. Otras técnicas de estudio consisten en inventarme historias (o que a mi casero le embargan el barco, o que soy quien tramita el caso de “La Manada”…). Son pequeñas técnicas o maneras de estudiar que hacen todo mucho más sencillo.

 

Así pasaron los meses y el pasado 15 de diciembre (después de 8 meses de estudio) hice mis dos primeros exámenes de la oposición de Tramitación Procesal: Los cortes se quedaron bajos y saqué en el primero un 47.10 sobre 60 y en el segundo un 18,75 sobre 20. Nada mal, teniendo en cuenta que los cortes fueron de 36 en el primero ejercicio y sobre 12 en el segundo. !!Estaba feliz!! Pero aún me faltaba el examen de Word, que, debido a la pandemia, se pospuso al 18 de julio. También lo aprobé con solamente un fallo en el examen. Un fallo de 15 preguntas, ¡nada mal!

 

Mucha gente puede pensar que es algo muy raro o merecedor de un gran mérito alcanzar estos resultados en tan poco tiempo. No quiero sacarme mérito, efectivamente, pero tampoco quiero ser injusta. No lo hubiera conseguido sin los vídeos del Campus de MasterD, sin sus exámenes prácticos, los mensajes de los profes resolviendo dudas, sin el seguimiento semanal de mi orientadora totalmente adaptado a mi situación y circunstancias... No lo habría conseguido sin ellos.

 

¡Y tampoco sin mi marido y sin mi hijo! Siempre al pie del cañón, siempre creyendo en mí.

 

Qué cierto eso de “la vida a veces nos pone música que no nos gusta, pero nosotros decidimos cómo bailarla”. Y con MasterD no se puede tener mejor compañero de baile en el estudio.

 

Hay días en los que todo parece que sale mal, en los que parece que no recuerdo lo que hace dos semanas me sabía genial… Días absolutamente caóticos y llenos de rabia. ¿Qué hacer? Algo maravilloso:  D E S C A N S A R. Esa palabra es música celestial cuando estamos mal. Y es tan necesario. El descanso creo que es igual de necesario que el estudio. En mi caso yo estudio 4-5 horas al día y descanso los domingos. Mis horas de estudio son de estudio: sin redes sociales, sin foros, sin escapadas a la nevera…. Pero mis horas de descanso son de descanso: jugar con mi hijo, dormir, reírme, comer, hacer bizcochos, ir a una terracita, ir con los perros por ahí… Relajarse.

 

El camino del opositor es duro, todavía no sé si conseguiré una plaza o no, pues me queda la fase de concurso y eso ya no depende tanto de mí. Yo sé los puntos que tengo yo, pero no los méritos de los demás. Ante eso solo puedo hacer una cosa: Seguir preparándome para Auxilio Judicial y si sale mal, intentarlo para el año que viene incluso para el cuerpo de Gestión Procesal y si tengo suerte entrar como Interina cuando abran la Bolsa correspondiente (espero que a finales de año). Persistir, organizarse y conseguir.

 

Opositar es duro, sin duda, pero no se hace falta una inteligencia supina. La inteligencia sin constancia no es nada. Sin embargo, una buena constancia y actitud aunque sea con menos inteligencia hacen milagros.

 

¿Qué si vale la pena tanta incertidumbre y tanto estudio? SÍ. Por desgracia muy poca gente puede decir que tiene un trabajo estable, con un sueldo estable y unas garantías laborales sólidas en el sector privado. El empleo público me da todo eso. Efectivamente no sé cuándo conseguiré mi plaza o mi puesto como interina, pero es que en el sector privado había veces que no sabía cuándo iba a cobrar o si me iban a despedir en más o menos meses, o si me dejarían faltar un día sin reproche alguno cuando mi hijo estuviera enfermo de gripe. Incertidumbres van a haber siempre en nuestras vidas. Solo tenemos que ponderar si esas incertidumbres nos pueden llevar a una buena meta o no. Y la oposición, tarde o temprano y de la mano de los mejores, nos llevan a una meta maravillosa.

 
 
Valora esta noticia:

3 respuestas a Mi experiencia en las oposiciones de Justicia con MasterD

FERNANDO JAIME

11 de septiembre del 2020
opositar como bien dice maria queijas es la mejor opcion porque taarde o temprano si estudias y eres constante conseguiras un trabajo estable y calidad de vida para siempre.

Ana

09 de septiembre del 2020
Un gran testimonio. Seguro que lo consigues. Como dices, la música no la elegimos, pero sí cómo bailar

Carlos

09 de septiembre del 2020
¡Enhorabuena!
 
 
 

Nuevo comentario: