Curso Controlador Aéreo »

Brandon supera las pruebas de ENAIRE

  • Brandon aprobó las pruebas de ENAIRE consiguiendo plaza. En esta entrevista nos cuenta cómo ha sido su preparación con nosotros y su opinión de MasterD.
  • Opiniones MasterD Las Palmas
Compartir: 
 
Superar pruebas de ENAIRE

OPINIONES CURSO CONTROLADOR AÉREO

 

Uno de los motivos por los que estudiar unas oposiciones que se suelen repetir es el de dar un giro a la vida y comenzar en una profesión en la que disfrutar trabajando. Este fue el motivo por el que Brandon decidió estudiar las Oposiciones de Controlador Aéreo. Después de mucho esfuerzo, y en compañía de MasterD Las Palmas, consiguió aprobar las pruebas de ENAIRE y obtuvo una plaza.

 

Le hemos hecho esta entrevista para que nos cuente cómo ha sido su preparación para las pruebas con MasterD y su opinión sobre el centro.

 

¿Qué motivo te llevó a prepararte las pruebas de controlador aéreo?

El motivo por el cual decidí prepararme para las oposiciones de controlador aéreo fue la necesidad que sentía de darle un un giro a mi vida, en el que pudiera disfrutar de una profesión con la que me sintiera identificado. Realmente desconocía la profesión hasta que di con información referente a ella, una tarde en la que me había propuesto encontrar salidas laborales relacionadas con el sector del transporte y cuyos desempeños fueran, principalmente, de carácter técnico. Fue la opción que más se acercaba a lo que yo buscaba y, a la vez, en la que creía que mejor me iba a poder desenvolver, por lo que decidí ir a por ello.

 


¿Conocías de antemano las pruebas y los requisitos?

Desconocía por completo las pruebas hasta el momento de llegar a la academia. En cuanto a los requisitos, antes de llegar a la academia me habían dicho que, básicamente, era necesario tener un muy buen nivel de inglés, cosa que me confirmaron luego en la propia academia y me informaron del resto de requisitos.

 


¿Por qué elegiste MasterD para preparar las pruebas de controlador aéreo?

Por el trato que me ofrecieron desde el primer momento. Un trato cercano y directo, empezando por Álvaro, que fue el orientador que me atendió en mi cita de consulta; luego Pilar, que fue mi tutora y quien estuvo encima de mí en todo momento para evitar que me relajara además de apoyarme en los momentos más flojos; y Brenda, que fue una de las profesoras que más se implicó durante todo el proceso y de las que más pude aprender.

 


El sistema de estudio que has seguido con nosotros ¿ha estado en relación a tus necesidades?

Desde el principio me permitieron seguir mi propio sistema de estudio, por lo que podía centrarme en aquello que creía conveniente en cada momento. Diría que lo que marcó la diferencia fue el seguimiento personalizado que realizó Pilar en todo momento, permitiéndome identificar aquellos aspectos en los que debía mejorar.

 


¿Cómo ha sido el trabajo y seguimiento por parte de los docentes?

A mi parecer fue un trabajo excelente. Me permitieron autogestionarme sin perder de vista los progresos que iba realizando e indicandome las pautas a seguir cuando me veían un poco perdido. Además, tanto Brenda como Pilar se implicaron mucho durante todo el proceso, intentando facilitarme el aprendizaje y prestándose a servirme de ayuda en cualquier momento.

 


¿Has podido ver algún cambio desde que comenzaste tus estudios hasta que has conseguido tu plaza?

He notado progresos a nivel personal. Me encuentro más centrado y capaz de afrontar los retos que se me planteen.

 


¿Qué ha significado para ti toda esta formación?

Ha supuesto un progreso inmenso sobre todo en cuanto a mis habilidades a la hora de afrontar situaciones adversas. Uno de los principios que más trabajamos en clase fue la importancia de convertir debilidades en fortalezas, no sólo de cara a una posible entrevista personal para intentar camuflar nuestros puntos flacos, sino en todos los aspectos de la vida en general.

 


¿Qué parte de las pruebas oficiales te ha resultado más complicada?

Quizá por mi mentalidad de ir paso a paso, no sería capaz de elegir una, cada parte se me antojaba como la más difícil en el momento en que me tocaba afrontarla.

 


¿Las pruebas oficiales han sido parecidas a lo esperado?

En general, sí. Podía ser que variara el envoltorio, pero se mantenía el contenido. Todo era similar a lo trabajado en la academia. La única excepción fue la prueba de inglés, que cambió por completo con respecto a las que se habían estado realizado hasta el momento.

 


Una vez realizadas las pruebas ¿estabas seguro de que ibas a conseguir una plaza?

Salí satisfecho con lo que había hecho, pero no estaba seguro de que lo fuera a lograr puesto que no dependía exclusivamente de mí, sino que había que tener en cuenta también el nivel del resto de opositores.

 


Cuando recibiste los resultados, ¿qué se te pasó por la cabeza?

No me lo terminaba de creer. Aún así, supuso un gran alivio después de tanto tiempo de incertidumbre (más de un mes desde que realicé la última prueba), y una grandísima satisfacción por haberlo conseguido, tras tanto tiempo esforzándome para conseguirlo.

 


¿Qué consejo darías a otras personas que están planteando prepararse para ser controlador aéreo?

Que es posible. El día que llegué yo pidiendo información sobre la oposición y la academia en sí, me hablaron de un chico que lo había conseguido un par de años antes, el único hasta el momento de la sede de Las Palmas. Que me dijeran que sólo lo había conseguido una persona hasta ese momento me resultó tanto un jarro de agua fría (por la dificultad que entrañaba conseguirlo) como una motivación (porque, pese a todo, mi carácter es bastante competitivo). Además, recuerdo que lo primero que me dijo Pilar en la primera cita de seguimiento fue “Puedo ser muy cañera, pero esfuérzate y te ayudaré con todo lo que esté en mi mano. Muéstrame desinterés y yo haré lo propio”


No sé si lo dijo porque había visto al momento como podía motivarme o si fue algo que le dijera a todos sus alumnos, pero la verdad es que conmigo funcionó. Cuando me dijo eso era finales de abril y la convocatoria se esperaba para octubre. Siempre había sido un estudiante de los que dejan todo para última hora y nunca me había ido mal, pero en ese momento entendí que iba a tener que esforzarme a diario. Me dediqué cada día a mejorar mi nivel de inglés, ya que Pilar y yo habíamos acordado que era lo mejor que podía hacer desde un primer momento. Me dedicaba a ello desde que me levantaba hasta que me iba a dormir. Veía series y películas en inglés, me apunté a clases en una academia, empecé a leer en inglés (tanto libros como noticias), empecé a seguir las cuentas en inglés de las páginas que seguía en redes sociales, cambié el idioma del móvil e incluso, cuando iba conduciendo, escuchaba podcasts en inglés durante el trayecto. El resto de aspectos los fuimos trabajando poco a poco, pero a un ritmo constante, sin parar. Cuando me quise dar cuenta, me vi en medio de las pruebas de selección. Llegué incluso a darlas por perdido a mitad del FEAST 1, porque me equivoqué al leer las instrucciones de un ejercicio y me había dado cuenta demasiado tarde.

 

Sin embargo, la clave está en no rendirse, en seguir adelante tratando de dar lo mejor de uno mismo en todo momento y sin importar lo complicada que se presente la situación. Después de un proceso de preparación intenso, lo siguiente es demostrar de qué eres capaz. Errar es humano y no debemos permitir que nos afecte más de lo necesario. El resto de pruebas se fueron sucediendo sin mayor problema. Y todas tenían un factor común: una preparación a conciencia. Al final, llegó un día en el que, estando en la academia para saludar a todas las personas que me habían ayudado a conseguirlo, escuché cómo Álvaro (el mismo orientador que me atendió mi primer día), hablando con otra persona (que, como yo en su momento, había ido a que me orientaran sobre la oposición), se refería a mí como “el pibe que lo acababa de conseguir”. Ya no pueden decir que sólo lo ha conseguido uno de los alumnos de la sede de Gran Canaria. El estudio y el esfuerzo ha de ser constante. Cada uno se puede gestionar como mejor considere, no es necesario que dejemos de hacer las cosas que nos gustan, ni que dejemos a un lado a nuestra familia, pareja o amigos. Hay tiempo para todo. Lo único necesario para conseguirlo es: encontrar una motivación que nos ayude a mantener un ritmo alto y constante, esforzarse cada día y confiar en tu tutora. El resto vendrá rodado.

 

¡Enhorabuena Brandon, te lo mereces!

 
 
Valora esta noticia:

7 respuestas a Brandon supera las pruebas de ENAIRE

Silvia

17 de agosto del 2020
Felicidades!!!

Maria

17 de agosto del 2020
Qué bien Brandon! tu esfuerzo ha tenido su recompensa, espero que te vaya muy bien en tu futuro profesional.

Ivanova

06 de agosto del 2020
Enhorabuena!!! Gracias por compartir tu caso con nosotros que ahora nos estamos preparando con la misma ilusión que me imagino tú en su momento!!! Definitivamente es una motivación!!!

Irene V.

05 de agosto del 2020
Experiencias como esta, me ayudan a continuar el estudio! Gracias por compartir y felicidades

Rebeca

05 de agosto del 2020
¡Enhorabuena Brandon!

Beatriz

05 de agosto del 2020
¡Muchas felicidades por aprobar las pruebas de ENAIRE!

Laura Campo

05 de agosto del 2020
¡¡Enhorabuena Brandon!! Y gracias por compartir tu experiencia.
 
 
 

Nuevo comentario: